lunes, 4 de octubre de 2010

Vidas sin desperdicio


Hace pocos días que ‘El País’ publicaba la noticia como el resto de medios, pero en este periódico de manera singular: "Autorizado el decreto español de apoyo al carbón", decía el titular, para a renglón seguido añadir que “la Comisión Europea exige que no haya subvenciones después de 2014”. En el texto, se apunta claramente que Bruselas “ha exigido como condición al Gobierno que no conceda más subvenciones después de 2014”. Nada que no supiéramos, se preguntarán con razón, pero a uno le parece llamativo lo incisivo del titular. Contrasten unos medios y otros y verán que algunos arrinconaron la “condición” y otros se atrevieron a omitirla.

Pues bien, este aspecto omitido por el sector oficial a la hora de dar carpetazo a la crisis que ha sacudido al sector del carbón en las últimas semanas, es algo que se preveía y que ya hace meses bocas autorizadas -al menos presumiblemente- de la Comisión Europea hicieron saber. Con el fin del actual reglamento este año, se aprobará otro para que las minas abiertas y deficitarias, que son todas las españolas, presenten y efectúen sus planes de cierre antes de que termine 2014.

Por si esto fuera poco, el ‘Diario de León’ en su edición de 2 de octubre, presenta a grandes caracteres que “Una clausula trampa abre una puerta a la suspensión del decreto del carbón”. Y todo porque el texto legislativo especifica que “si las condiciones del mercado así lo aconsejan”, la norma protectora del mineral puede quedar sin efecto antes del 31 de diciembre de 2014. Pues vaya descubrimiento, piensa uno, y no se explica si el asunto es noticia por el fondo o por la forma. En cuanto al fondo, si el carbón vuelve a repuntar en el movimiento energético, como sucedió hace un par de años cuando se suspendieron los incentivos a térmica, lo lógico sería que dejara de subvencionarse ya que será adquirido de por sí. Y en cuanto a la forma, si el objetivo del artículo era distinto del meramente informativo, uno no tiene nada que decir. Que lo diga quien lo ha escrito, si es que tiene que decirlo.

Unos días después de la vorágine y ya en el sosiego, uno se pregunta quién ha quedado satisfecho con el resultado de esta movilización. A ver si los amnésicos, y tal vez ni esos. Pensaba uno que el empresario, pero resulta que ya adelanta que en el proceso negociador del nuevo reglamento europeo del carbón va a apostar por un marco que “permita un volumen de producción de mineral autóctono estable hasta el año 2020”. Y la advertencia parece clara: “de lo contrario, habría que comentar a desmantelar las minas ya mismo”. Eso es precisamente lo que lleva meses diciendo la UE y que parece haber ya asumido el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Aunque hay quien no lo entiende, o no lo quiere entender. El empresario Victorino Alonso, por ejemplo. O uno de sus mayores valedores, Tomás Villanueva, consejero de Economía y vicepresidente de la Junta de Castilla y León. Quien se ha reunido hace unos días con el empresario en un confortable despacho con cómodos sofás, y ni una palabra ni un gesto tuvo, ni ese día ni los anteriores, hacia los mineros ni sus familiares. Será que no se les puede tratar en confortables despachos ni en cómodos sofás.

Tras este encuentro, Villanueva dijo entender que el empresario no pagara las nóminas que debe y se confesó muy preocupado por la “letra pequeña del decreto”. “Parece que el Ejecutivo Central asume que la luz verde al decreto de ayudas hasta 2014 está vinculado a que el reglamento del carbón proponga, como ocurre en el actual borrador, que las explotaciones no viables deberán cerrar al no poder recibir subvenciones”, ha dicho Villanueva, que exige al presidente Zapatero “aclare por qué puso como fecha límite el año 2014”. “Ojalá no haya adquirido compromisos que desconozcamos respecto a esa fecha”, dice Villanueva, al que escuchándolo piensa uno que sólo le falta llorar. Supone uno también que no es lector de ‘El País’.

¿Qué sucederá ahora con ese magnífico plan para la explotación de cielos abiertos de Laciana que a bombo y platillo presentaron Villanueva y Alonso hace unos meses de la mano? Garantizaba el futuro de Laciana hasta 2020, decían. ¿Y qué sucederá ahora con esos presuntos 700 puestos de trabajo y esa mina inmejorable y con actividad al menos hasta 2040? Inaugurada con gran boato todavía no hace un año, promesa de futuro, empleo, riqueza, bienestar y otros etcéteras.

Y por ir terminando, comentar también otro reportaje aparecido ayer en prensa. Cuando uno empezó a leerlo creyó que se trataba de un panegírico, de Victorino Alonso por más señas. Tras la sorpresa inicial, comprendió uno que sólo era el resumen de algunas de sus andanzas aderezadas con comentarios de varios políticos. Pero leyendo algunos entrecomillados, tales como “educado, inteligente, gran negociador y con un gran amor a la mina”, “amigo de sus amigos, campechano y con sentido del humor”, o “cuando va a la mina madruga más que nadie y sale el último, todos dicen que es un gran minero”, qué iba a pensar uno. Ya se sabe que todos hablan bien de uno cuando está muerto. Pero no, esto son palabras de Ana Luisa Durán, Ismael Álvarez o Ángel Villalba. Si quieren saber algo más de sus vidas sin desperdicio busquen sus nombres en Google. De alguna forma u otra, también los pueden ver desfilando con relativa cercanía por la biografía, también sin desperdicio, de Victorino Alonso.

No hay comentarios: